El miedo de morir como un puerco 

 

Aun así, en estos días me causa gracia esta escena de Los Simpsons La película

Aun así, en estos días me causa gracia esta escena de Los Simpsons

A modo de chiste publiqu√© en mi perfil Facebook hace d√≠as, el siguiente estatus: “¬ŅLlegaremos a usar mascarilla? ¬ŅLos gobiernos mexicano y estadounidense disimulan cifras, o los medios buscan crear panico para tener mas entretenimiento en el gran circo mediatico internacional? ¬ŅEste virus lo crear√≠a alguna o algunas farmaceuticas interesadas en recobrar lo perdido por la crisis o a un puerco lo cogi√≥ el sereno?”.¬†

 

Lo cierto y nada gracioso es el ambiente colectivo de zozobra. y temor a contagiarse. Un temor contagiado del cultivo de virus informáticos e informativos por excelencia, la Web, con un bombardeo de incesantes e imprecisas cifras que infestó en seguida a la TV y al otro día a los periódicos.

El lunes (27 abril 2009) empec√© la semana con la alarmante notificaci√≥n de la OMS con el paso de 3 a 4 de la alerta epidemiol√≥gica. Para mi fortuna nerviosa, me ha calmado noticias con declaraciones en bases a especulaciones y observaciones no corroboradas sobre el aparente efecto moderado de la gripe en los pacientes infectados de otros pa√≠ses. Como por ejemplo eso de que los fallecidos fueron casos a√ļn no estudiados a fondo y que las v√≠ctimas acudieron muy tarde a la asistencia m√©dica.

Con¬†la entrada¬†Informaci√≥n o p√°nico, ¬†BBC Mundo, trata de responder¬†a sus lectores con simples ideas a los temores m√°s expresados por √©stos √ļltimos en los comentarios del sitio Web. Se√Īalando por ejemplo situaciones concretas que probablemente han contribuido al clima de p√°nico: las comparaciones innecesarias en relaciones con pasadas pandemias y sumado a la imprecisiones de las cifras ¬†m√°s la credibilidad de los gobiernos mexicano y de los pa√≠ses con reportes de casos confirmados.

Y he aqu√≠ mi aporte a la histeria colectiva. Para quienes ponen sus esperanzas en las mascarillas que rapidamente se agotan y pronto en las paradas de semaforos se revender√°n, ¬†conversando con un amigo que vive en M√©xico √©ste me coment√≥ que all√° se rumora sobre la ineficacia de los trapitos de telas nunca tan apreciados como a partir de ahora por las mayor√≠as. De seguro, este √ļltimo comentario para los pelos… Bueno pues como estos muchos otros rumores y ataques de p√°nico expresados en mensajes de textos, en estatus y entradas nos pondr√°n a sentir los sintomas de un virus que a√ļn no ha atacado nuestro organismo.

S√≥lo queda seguir las susodichas recomendaciones higi√©nicas en estos casos: como alejarnos de espacios aglomerados de personas (dificil para m√≠ en Caracas necesitando transportarme en Metro), no tener contactos c√©rcanos con personas que se les vea con gripe, lavarse las manos…etc. Y a esperar. Y una vez pasado este mal rato, o ¬Ņpor qu√© no desde ahora? Comenzar a discutir y analizar el papel por los medios. Evaluar si se cumpli√≥ un desempe√Īo de informaci√≥n, alerta y prevenci√≥n o de sensacionalismo y actividad de desinformaci√≥n provocadora de p√°nico mundial.